Hijos de EVA

Avances en el uso de nuevas tecnologías en la Universidad de la República

La Comisión Sectorial de Enseñanza (CSE), por medio del Departamento de Apoyo Técnico Académico (DATA),desarrolla desde 2008 distintas estrategias para incorporar las nuevas tecnologías de la informacióny la comunicación (TIC) a los estudios superiores. Actualmente funciona un entorno virtual que cubre casi la totalidad de la población estudiantil. Docentes y alumnos son, en muchos casos, los grandes impulsores de esta integración que se ha ido aplicando con distinto éxito pero de manera continua.

Con el objetivo de desarrollar estrategias de apoyo a la enseñanza presencial y crear estrategias semipresenciales para la enseñanza de grado, DATA creó en 2008 una plataforma educativa o entorno virtual,
de software libre y código abierto, en la que se integraron diferentes recursos (materiales en línea, foros, chats, entre otros). Al mismo tiempo se creó el Programa Formación de Formadores para docentes interesados en integrar las TIC. Estas iniciativas se enmarcaron en el proyecto TIC-UR, “Generalización del uso educativo de las TIC en la Udelar”, que finalizó a fines de 2010.

El Entorno Virtual de Aprendizaje, más conocido como EVA, opera desde un servidor central que se conecta con los de cada servicio universitario (hay 11 facultades que administran sus propios servidores). De acuerdo a información de su página web oficial, el EVA permite “la creación y gestión de cursos, creación de espacios para grupos de trabajo, comunicación, creación colectiva, gestión de usuarios, aprendizaje colaborativo y herramientas
de evaluación”.

Virginia Rodés, licenciada en Ciencias de la Comunicación y encargada del DATA, dijo en diálogo con la diaria que “los objetivos fueron implementar una plataforma que sirviera de apoyo a la enseñanza presencial y generalizar su uso” Para ello, se trabajó con redes de docentes innovadores y se creó la figura del articulador para que, desde los distintos servicios, ayudaran a los docentes a concretar sus iniciativas y coordinaran con DATA. Sin pasar por los grandes órganos de decisión y de la mano de sus propios actores, las TIC fueron entrando a la Universidad “por los márgenes, por las ventanas” y fue una entrada, exitosa. Al día de hoy, el EVA cuenta con unos 80.000 usuarios.

Para institucionalizar los logros se creó el Proeva (Programa de Desarrollo de Entornos Virtuales de Aprendizaje), aprobado por el Consejo Directivo Central a mediados del año pasado, por lo que el proyecto pasó a formar parte de las políticas centrales de la Universidad. Rodés señaló también que el proceso de implementación fue flexible, permitiendo autonomía para los que la quisieran, y creando el entorno para aquellos que estuvieran en una situación de inequidad “porque no tenían acceso a la tecnología o porque no tenían interés en tenerla” como fue el caso, de la Facultad de Derecho.

Se apuesta a facilitar el tránsito horizontal, de manera que los estudiantes puedan acceder a la información y que ésta no quede compartimentada en un servicio. El entorno tiene como objetivo también apoyar la educación permanente, la investigación y la extensión universitaria.

Interconexión
DATA procura ahora afianzarse en el territorio conquistado y complementarse con otras experiencias. En 2010 estableció un contacto con la Universidad de Vigo, por medio de la Cooperación Española, con el fin de crear un entorno de contenidos multimedia, en código abierto, que se conciben, según contó Rodés, como “píldoras docentes” La idea. es que un profesor pueda presentar en 15 minutos un concepto y que existan diferentes modos de acceder a ese contenido (celular, computador, XO, entre otros).

Manuel Podetti, comunicador del DATA, explicó que se quiere crear “un repositorio, un lugar donde guardar e indexar todos los contenidos” y Rodés agregó que la, meta es que tenga alcance iberoamericano para poder acceder a los contenidos en español de otras universidades.

Por otro lado, hay dos proyectos en marcha con la Unión Europea, llamados Alfa 3. Uno de ellos se propone mejorar la accesibilidad para personas con discapacidad sensorial, en principio, pero a futuro vinculará también a discapacidades sensoriomotoras. El otro consiste en generar una plataforma de libros en formato abierto, por medio de la cual docentes universitarios de la región elaboren de modo colaborativo libros específicos que soporten contenidos multimedia y que “puedan también ser descargados por estudiantes que no tienen conectividad” explicó Rodés.

Todo virtual
Generalizar el EVA a todos los servicios universitarios, que tengan un asesor y un administrador, y que todos los sistemas se interconecten son parte de los desafíos institucionales que trae esta plataforma. DATA hace un seguimiento del proceso de incorporación en los distintos servicios, analizando dónde se produjo de manera más exitosa y por qué.

Las facultades de Ciencias Sociales (FCS), Ciencias Económicas y de Administración (CCEE), Ciencias de la Comunicación y la Escuela Universitaria de Bibliotecología incluyeron el EVA de manera prácticamente generalizada en un año. Les siguieron Medicina, Ingeniería y Arquitectura. En el caso de Ingeniería, Rodés
señaló que el propio conocimiento de la tecnología hizo que hicieran mayores cuestionamientos al EVA.

Otra de las investigaciones en curso tiene que ver con el uso que se le da. El más frecuente es como repositorio de materiales (archivos pdf, por ejemplo) y como foro de discusión, mientras que los cuestionarios para  autoevaluación son los menos requeridos, aunque existen diferencias de acuerdo al área de conocimiento. Estas investigaciones permitirán al DATA plantear nuevas estrategias de formación docente, con el fin de que el entorno virtual sea usado en todo su potencial.

Un paso importante para lograr la institucionalización es que se mantengan los articuladores en las facultades que ya los tienen, porque en caso de no existir ese enlace, se perdería mucho lo ya logrado. Pero la permanencia depende de cada facultad. Mientras tanto, y según dijo Podetti, “la demanda de parte de los
estudiantes sigue creciendo”.

Consultada sobre la posibilidad a futuro de cursar toda una carrera a distancia, Rodés afirmó que “es viable y ya sucede en algunos casos concretos, sobre todo en el interior del país, pero no está reglamentada. Agregó que en el ámbito internacional “el modelo de educación a distancia no parece sostenible para la gran masa  universitaria y predomina más un formato híbrido, de aprendizaje mixto que implica lo presencial, lo virtual, el entorno”.


Una experiencia concreta
En 2009 se hizo en la facultad de CCEE un primer relevamiento sobre la relación de los docentes con la  tecnología. Las aspiraciones docentes se limitaban a poder acceder a un cañón proyector y una máquina para Power Point. La apuesta del decanato fue iniciar un camino que concluiría con la creación del servidor EVA y del Grupo de Apoyo Técnico a la Enseñanza (GATE).

Según contó el docente Gabriel Budiño, articulador del DATA
e integrante del GATE, “el EVA de CCEE tiene unos 18.000 usuarios, dentro de una población total que se estima en 20.000, con más de 200 cursos activos por año y más de 7.000 recursos educativos disponibles a través de la plataforma virtual” Para lidiar con los distintos grados de formación docente en el uso de las TIC, cada cátedra cuenta con un articulador que ayuda a bajar a tierra las ideas. Asimismo, se creó una suerte de grupo de autoayuda llamado DUDEL, en el que docentes y articuladores comparten experiencias y buscan soluciones a los problemas que surgen.

La propuesta de usar el EVA puede venir tanto de parte de los docentes como de los estudiantes. Hay cátedras en las que no se tiene en cuenta, pero está generalizado en todas las de primero y segundo año. En este caso la propuesta es “buscar otras formas de aprender que no le impliquen al estudiante venir a una clase extremadamente masiva, en la que no puede preguntar, tiene que llegar muy temprano, prácticamente no oye o está colgado de una ventana” describió Budiño.

En cuanto a los contenidos que se cuelgan, pueden ser materiales complementarios o la propia clase presencial dictada por el docente. Budiño contó el caso de un docente de cuarto año que pidió subir sus clases grabadas, sólo en audio, porque había notado que, como muchos de sus alumnos trabajaban, casi nadie concurría a sus teóricos. La sorpresa para los administradores del EVA fue que hubo muchas descargas de esos audios.

Una de las grandes dificultades es la dedicación de tiempo docente al uso del EVA. Para Budiño hay dos opciones: “Realmente motivás al docente para que esto le resulte interesante y valioso y así le sume horas, o reasignás recursos para que haya docentes que reduzcan sus clases presenciales o sus otros roles en la cátedra y se concentren en esto”.

La existencia del GATE, el apoyo de DATA y la creación del DUDEL han servido como estrategias para luchar contra las limitaciones de tiempo. Según Budiño, “no tenés que ser un especialista en tecnologías educativas para poder armar tu curso, con un poquito de esfuerzo podés dar los primeros pasos; primero subís materiales, después agregás un foro y cuando te querés acordar tenés toda una estrategia de apoyo a los cursos presenciales”.

Dicen los estudiantes
Matilde López, consejera estudiantil en la FCS y delegada de la CSE por la Federación de Estudiantes Universitarios del Uruguay (FEUU), dijo a la diaria que el EVA es visto positivamente por los estudiantes
ya que “facilita y dinamiza los procesos de aprendizaje, ampliando las modalidades de enseñanza y, al ser
interactivo, permite que docentes y estudiantes estemos en contacto de manera permanente”.

López destacó “el acceso on line a materiales y documentos en pdf desde cualquier punto del país y cuando el estudiante lo necesite, lo que nos permite también ahorrar dinero y papel” En la FCS los profesores entregan los impresos de sus clases y el servicio del Centro de Estudiantes los fotocopia y digitaliza, de manera que el docente recibe un CD con todo y sólo tiene que subirlo a la plataforma. El uso de foros ha crecido notablemente desde la creación del EVA. En opinión de López, “generan dinámicas en las que compartimos información, nos consultamos dudas, se proponen pautas de trabajo o se generan discusiones que enriquecen o complementan lo
trabajado en el aula” “Otra función muy importante es la posibilidad de subir entregas o evaluaciones y descargar las pautas de parciales y exámenes, evitando los traslados”. Asimismo, cuando se realizan trabajos grupales, “permite comentar trabajos de compañeros teniendo todas las actualizaciones y avances realizados” señaló.

Las desventajas están relacionadas, según López, “al desconocimiento de los diferentes usos que se le puede dar a esta herramienta, y eso dependerá del docente, su dedicación o su formación. Los docentes pueden no querer usar la plataforma porque no saben o por razones de tiempo, pero cuando no la incorporan, los estudiantes la piden” ■

Nota reliazada por Lucía Lorenzo

Publicada el 12 de junio de 2012 en La Diaria

AdjuntoTamaño
la_diaria-20120612 [Page 8].pdf93.43 KB